LO QUE ME GUSTA EN CINE

LO QUE ME GUSTA EN CINE

sábado, 27 de junio de 2009

LUMINARIAS DE AUSTRALIA


ROD TAYLOR


Rodney Stuart Taylor nació en Sydney, Australia, el 11 de enero de 1930.
Comenzó su carrea de actor en Australia, pero pronto se trasladó a Norteamérica en busca del estrellato que no podía encontrar en su país. Apuesto y bien parecido, pronto obtuvo papeles de galán en producciones medianamente importantes, al principio en papeles secundarios, destacando su aparición en la película de George Stevens, Gigante, donde figuraba en los títulos como 'Rodney Taylor'.
Papel más destacado tuvo en la superproducción de la Metro Goldwyn Mayer de 1957 El árbol de la vida de Charles Vidor, una película que intentaba retomar los éxitos de películas como Lo que el viento se llevó ó Nacida libre, y que sería recordada sobre todo por el accidente que desfiguró la cara de Montgomery Clift durante su rodaje.
Al año siguiente, 1958, Taylor, trabajaría en la pelícua de Delbert Mann, Mesas separadas, donde tiene un papel destacado dentro de una película coral que protagonizaban Burt Lancaster y David Niven. En 1960 Rod Taylor protagonizaría una de sus películas más recordadas, El tiempo en sus manos, de George Pal, una producción de ciencia ficción de serie B, que adaptaba la novela de H. G. Wells La máquina del tiempo, en la que Rod Taylor interpreta a Herbert George Wells, como viajero del tiempo.Tambien en ese año interpreto la serie Hong Kong.
En 1963 realizaría su interpretación más recordada, como protagonista de Los pájaros, de Alfred Hitchcock, en la que compartía protagonismo con la actriz Tippi Hedren. En ese mismo año también trabajaría junto con Jane Fonda en la película Un domingo en Nueva York. En 1965 protagonizaría la película El soñador rebelde de Jack Cardiff; esta película era una biografía del dramaturgo irlandés Sean O'Casey, y tenía que haber sido dirigida por John Ford, pero por problemas de salud no la pudo realizar.
En 1967 protagonizaría Intriga en el gran hotel, de Richard Quine, haciendo el papel de Peter McDermot, que años más tarde haría James Brolin en la famosa serie de televisión Hotel. También en 1967 interpretaría Chuka, película del veterano director Gordon Douglas, producida por el propio Taylor, en la que el actor interpretaría a Chuka, un rápido pistolero que sacrificaría su vida por amor.
En 1973 realizaría su último papel importante dentro de la gran pantalla, en la película Ladrones de trenes, de Burt Kennedy, en la que compartía cartel nada más y nada menos que con John Wayne, Ben Johnson, Ann Margret y Ricardo Montalbán.
El estrellato que no pudo recuperar en el cine, se lo daría la televisión durante los ochenta, en que protagonizaba una serie sobre la Guerra fría titulada Mascarada. Desde entonces ha aparecido en importantes series como estrella invitada y en algún cameo cinematográfico.

2 comentarios:

  1. lo recuerdo en una con doris day, hacían una preciosa pareja, ahora no recuerdo el título, pero me parece que era algo así como "caprice", sobre una lucha entre empresas de cosmética por la fórmula de un producto que secaba el pelo instantáneamente al salir del agua...no me acuerdo si la pareja se repitió ,y sí h.kong era muy buena y él adorable...no es un hombre para estar pelado, siempre tuvo buen pelo, pero, gallega, qué se le puede hacer, que haya vivido bien y que vivamos los demás bien.

    ResponderEliminar