LO QUE ME GUSTA EN CINE

LO QUE ME GUSTA EN CINE

jueves, 11 de junio de 2015

CHRISTOPHER LEE

Falleció Christopher Lee, el más famoso “conde”: Drácula en los 50´, y Dooku en La Guerra de las Galaxias A los 93 años, el británico Christopher Lee falleció en un hospital de Chelsea, en Londres, a consecuencia de problemas respiratorios y cardíacos, según reveló su esposa. Lady Lee, con quien Christopher estuvo casado más de medio siglo, dijo que la muerte se produjo el domingo, pero había evitado informar a los medios hasta tanto hubiera dado la noticia a familiares y amigos. Protagonista de una vasta trayectoria cinematográfica, la mayoría de sus seguidores lo recordarán sin embargo por dos papeles como “conde” el primero que le hizo famoso y el segundo que lo proyectó en la culminación de su carrera: fue el conde Drácula, estrella absoluta del cine terrorífico que la productora Hammer Horror, impuso a mediados del siglo pasado, y luego fue el conde Dooku, el carismático rostro público de los separatistas en las películas El Ataque de los Clones y La Venganza de los Sith, episodios II y III de La Guerra de las Galaxias. Una figura icónica para inspirar el miedo Con 1,96 de estatura y cultor de varios deportes, Christopher Frank Carandini Lee, había desarrollado un físico reconocible en todos los ámbitos, e incluso una vida harto aventurera que lo llevó a ser voluntario en la guerra de Finlandia y la Unión Soviética, y en la Segunda Guerra Mundial, enrolado en operaciones de Inteligencia, algunas de las cuales aún hoy permanecen sin desclasificar, Fue condecorado al final de la guerra. Un primo segundo lo llevó al mundo de la actuación de la que se convirtió en actor teatral y cantante de ópera, con una voz de trueno que lo caracterizaría. Dejándose llevar por su creciente pasión por la actuación, llegó al cine en 1948 y para 1956 tuvo su papel más relevante en La Batalla del Río de la Plata. Sin embargo el estrellato absoluto lo conquistaría a partir de La maldición de Frankestein, que en 1957 arrolló las taquillas. Así nació la saga del conde Drácula, con la cual aterrorizaría a generaciones y sería su filón dorado, pese a que hizo otras películas en la segunda mitad del siglo XX. En 2001, regresó a la pantalla grande con singular éxito como el mago Saruman, de El Señor de los Anillos, y posteriormente ratificaría su calidad con el Conde Dooku, en Star Wars.

2 comentarios: